logo next seguros

La tranquilidad no se mide en kilómetros

¿Un destino perfecto para grandes y pequeños? Los Pirineos lo tienen todo: montañas para los aficionados a las cumbres, ríos caudalosos para practicar todo tipo de deportes, desde el piragüismo hasta el descenso de aguas bravas, valles encantadores para los amantes del senderismo, Parques Naturales y Nacionales realmente impresionantes, buena comida natural, una amplia oferta de casas rurales y hoteles de campo, arte en cada pueblo, cultura, folklore y tradiciones…

La tranquilidad no se mide en kilómetros

La tranquilidad no se mide en kilómetros

La tranquilidad no se mide en kilómetros

La tranquilidad no se mide en kilómetros

La tranquilidad no se mide en kilómetros

La tranquilidad no se mide en kilómetros

La tranquilidad no se mide en kilómetros

La tranquilidad no se mide en kilómetros

Aquí el agua marca la vida, y los ríos pirenaicos descienden desde la frontera francesa hacia la llanura del Ebro en amplios valles paralelos como los del Segre, el Noguera Pallaresa o el Noguera Ribagorçana, auténticos paraísos rurales de montaña que han permanecido casi intactos hasta hace poco. Proponemos adentrarnos por estos mundos del Pirineo con el nuevo Volvo V40 comenzando en el valle del Noguera Pallaresa, desde la Pobla de Segur y Sort. Desde allí se puede seguir hacia Vielha para descubrir el Vall d’Aran y después descender el Noguera Ribagorçana, con una visita al románico del Vall de Boí y el magnífico parque de Aigüestortes, toda una lección de naturaleza y de arte.

La tranquilidad no se mide en kilómetros

Desde Llavorsi la carretera lleva entre paisajes de montaña hacia Vielha, capital del Valle de Arán, una zona de esquí en invierno y de agradables estancias en verano. Sus paisajes son su mejor patrimonio, a lo largo de sus 50 kms de valle flanqueados por dos altas cordilleras paralelas. Poblaciones como Tredós, Salardú, Artiés, estación termal y centro gastronómico del valle y la misma Viella, merecen una pausa y animan a múltiples excursiones a pie.

La tranquilidad no se mide en kilómetros

Volveremos por el Noguera Ribagorçana, para adentrarnos desde el Pont de Suert por el último de los valles de nuestro periplo, el de Boí, un idílico valle del Pirineo leridano moteado de pueblecitos medievales junto a arroyos y torrentes, verdes praderas y bosques frondosos y con el permanente escenario de fondo de las cumbres nevadas. Aquí nuestros neumáticos son nuestro seguro.

La tranquilidad no se mide en kilómetros

La carretera del valle muestra a un lado y a otro pueblos más o menos grandes, como Lleps o Barruera y da paso a pequeñas carreteras que ascienden hasta las grandes joyas del románico catalán, la muestra de este estilo de arte más importante de Europa y toda una lección de historia incluso para los más pequeños: las iglesias de Taüll, con reproducciones de sus pinturas románicas, las mejores de España (los originales fueron trasladados a principios de siglo al Museo Nacional de Arte de Cataluña), o las ermitas como la de Sant Quirze de Durro, todas ellas con sus campanarios cuadrados desde los que se contemplan espléndidas vistas de la campiña circundante…

La tranquilidad no se mide en kilómetros

Al final de este valle podremos descansar en la estación de montaña de Boí Taüll, que en invierno concentra a todos los aficionados al esquí y en verano se convierte en un centro magnífico de vacaciones al aire libre y de todo tipo de deportes, desde el piragüismo hasta el parapente, desde el senderismo hasta la equitación.

La tranquilidad no se mide en kilómetros

Si queremos introducirnos más en el mundo natural, la zona es una buena base para conocer un Parque Natural excepcional el de Aigüestortes y Estany de Sant Maurici: 14.119 hectáreas de paisaje de montaña virgen, uno de los más espectaculares parques de los Pirineos, en que podremos disfrutar contemplando rebecos que viven en prados y pedregales, castores y nutrias a las orillas de los lagos y las águilas doradas que anidan en los rellanos de las montañas y sobrevuelan un paisaje de grandiosos granitos y pizarras salpicado por un centenar de lagos de origen glaciar. En definitiva, una ruta perfecta para este verano, con lugares de interés para todos…

Vía: El mundo, Pasión por conducir